Libros de Ficción

Aerth Muund 1x01: Encuentro, 1a Parte

por JL Iglesias Feria

14

Nel llegó a la central y aparcó su ciclo en el sitio donde un momento antes habían estado hablando Ghio y Alest, al lado del otro ciclo. Se bajó del mismo y desconectó los cables, pero no se quitó el casco por si Kaira o Nuun tenían que contactar con ella. Recogió el dispositivo en el que guardaba los thebots, subió en el elevador hasta la planta en la que trabajaba Nik y fue hacia donde se encontraba. Este seguía en su puesto:

–¿Está Lu despierto? –le preguntó Nel.

–Sí, está en el laboratorio junto a Mia, esperándote.

Nel se quitó la chaqueta y algunas otros protectores y los arrojó sobre una de las mesas:

–¿Y Ghio, dónde está? –preguntó Nel.

–Con Alest.

–Bien –dijo yendo hacia el pasillo, cuando ya se alejaba le preguntó de nuevo a Nik–. ¿No estás cansado? ¿No quieres irte a descansar un rato?

–No te preocupes, esperaré un rato más por si necesitáis algo.

–Como quieras –le dijo al tiempo que desaparecía tras la esquina.

Poco después, Nel llegó hasta el laboratorio. Lu estaba ya equipado y preparado para comenzar las pruebas. Mia estaba a su lado, ayudándolo a preparar el instrumental.

–Perdonad por levantaros tan temprano –se disculpó Nel al tiempo que le entregaba los thebots–. Falta uno, que traerán Kaira y Nuun más tarde.

–No es molestia –contestó Lu, recogiéndolos–. ¿Quieres que empecemos con algunos tipos de pruebas en especial?

–Hazles una análisis completo empezando por las pruebas básicas –indicó Nel–. Ve comparándolas con los datos que nos han enviado las otras Secciones Especiales, con las autopsias realizadas al resto de philias.

–Nos llevará algo de tiempo –matizó Lu.

–Lo sé, no hay problema –aclaró Nel–. Si no encuentras nada raro, continua con pruebas de detección de nanos y moleculares según creas conveniente.

–De acuerdo.

Nel aprovechó que Mia se había retirado al otro lado de la sala a seguir configurando terminales para acercarse más a Lu:

–Se discreto –le dijo Nel en voz baja, cerca del oído–. Pásame a mí los resultados antes de enseñárselos a nadie más.

Lu asintió con la cabeza. Mia, aunque no logró escucharlos, se dio cuenta, así que se demoró un poco en la tarea para no molestarlos. Nel iba a despedirse de ambos para dejarlos trabajar cuando Kaira apareció enmarcada en un círculo:

–Nel, tenemos un pequeño problema –Kaira tenía una expresión rara en la cara–. Bueno, no es pequeño. Tenemos un gran problema.

–¿Que ocurre?

–Resulta que hemos logrado colocarnos en una trayectoria paralela al vehículo, en un carril inferior. Según el mapa, discurren juntos hasta prácticamente la entrada al edificio de la philia Kaeon. Nuun se conectó al thebot, que ya había extraído las muestras. Como teníamos todavía algunos minutos de margen, se me ocurrió que podíamos conectar el thebot a la entina para coger unos cuantos datos. No nos llevaría más que unos segundos. Nuun le envió la orden y el thebot se acopló a la entina, pero justo en ese momento, la conexión se cortó sin razón aparente.

–Algún tipo de inhibidor de comunicaciones inalámbricas en los alrededores del edificio de la philia –dedujo Nel–. Es lógico después de lo que pasó la pasada noche.

–Sí –contestó Kaira, su cara era una mezcla exagerada de arrepentimiento, súplica y angustia.

–Y el thebot sigue acoplado a la philia –continuó Nel–, y el vehículo ya ha entrado en el edificio.

–Sí –volvió a afirmar Kaira, agachando la cabeza avergonzada.

–No te preocupes, voy para allá –intentó tranquilizarla Nel.

Lu y Mia no habían podido oír la conversación, pero se habían dado cuenta de que algo pasaba, por lo que la miraban preocupados.

–Bien, parece que me tengo que volver a ir –les dijo Nel.

–¿Algún problema? –preguntó Lu.

–Kaira y Nuun ha sufrido un contratiempo para recuperar el otro thebot, pero no os preocupéis.

Nel enfiló hacia el elevador de nuevo. Cuando pasó junto a Nik para recoger la chaqueta y los protectores le preguntó:

–¿Has escuchado lo que ha dicho Kaira? –Nik afirmó con la cabeza–. Cuando veas a Ghio se lo cuentas y le comentas que tardaremos en volver.

–Descuida –respondió Nik–, cuando la vea se lo diré.

volver arriba

Licencia Creative Commons

"Libros de Ficción" y "Aerth Muund" por JL Iglesias Feria se encuentra
bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported.